Etiqueta de eficiencia energética en los televisores y electrodomésticos

Impulsada por el Plan de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y promovida por la Agencia Internacional de la Energía (AIE), la calificación de los electrodomésticos tiene la ventaja de ahorrar energía y reducir el impacto ambiental al utilizar estos dispositivos. Según el país, el contenido y la imagen de las etiquetas varían.

Las etiquetas energéticas de los electrodomésticos orientan al usuario para que la eficiencia energética en el consumo (y por tanto el ahorro en la factura y la protección del medio ambiente) sea un criterio claro a la hora de adquirir y utilizar uno de estos dispositivos. Por lo tanto, es importante comprender este código antes de elegir qué comprar. El compromiso asumido por los países de hacer del planeta un lugar más sostenible ha promovido cada vez más la implementación del etiquetado de eficiencia energética en los electrodomésticos.

Nueva etiqueta de eficiencia energética

Conocer el consumo de los electrodomésticos es fundamental para poder ahorrar en la factura de la luz. Sin embargo, muchos consumidores no están seguros de qué artículos se compone este recibo. En este sentido, principalmente, cabe destacar dos principales: la cantidad de kilovatios (kW) que hemos contratado y la cantidad de kilovatios-hora (kWh) que se han consumido en la casa durante un determinado período de tiempo.

Por ejemplo, la categorización energética en la Unión Europea muestra actualmente siete niveles de eficiencia, cada uno con su letra y un código de color. La eficiencia máxima es A +++ y corresponde al verde oscuro. Siga A ++, verde claro; A +, verde aún más claro; A (seco, sin +), amarillo; B, naranja claro; C, naranja oscuro; y finalmente D, rojo.

Ver:   Cómo ver Movistar Chromecast en el televisor

Como puede verse, la variedad de “Aes” y su graduación pueden ser engañosas si el comprador no está bien informado. Por ejemplo, viendo una A + es fácil pensar que corresponde a máxima eficiencia si no se sabe que arriba hay otras dos clasificaciones con mayor eficiencia: A +, A ++ y A +++ están reservadas. A la máxima eficiencia energética, A y B para consumo moderado y C y D para consumo elevado.

Pero esta calificación cambiará a partir del 1 de marzo de 2021, dejando espacio para una escala más clara y simple de A a G, de mayor a menor eficiencia. Esto significa que durante algún tiempo este nuevo etiquetado coexistirá con el anterior y los consumidores tendrán que entender ambos “idiomas” siempre que se utilicen simultáneamente.

La secuencia simple de la A a la G se impondrá de forma paulatina, pero con matices: de momento los dispositivos más eficientes se incluirán en la clase B, mientras que la nota A se reservará para equipar futuros dispositivos más avanzados y con mejor rendimiento que los actuales. máximo. En otras palabras, en las primeras etapas del cambio de etiquetado, no habría electrodomésticos coronados con una A.

Hasta el 1 de marzo de 2021 convivían las dos etiquetas con el objetivo de que los consumidores que compraran un electrodoméstico en los meses anteriores a esta fecha pudieran comprender el cambio.

Ver:   ¿Cómo ver Netflix en su televisor?

La UE también ha aprobado diferentes modelos de etiquetado para diferentes dispositivos (televisores, frigoríficos, lavadoras, lavadoras-secadoras, lámparas, bombillas, etc.) y que todos los dispositivos incluyan un código QR con información adicional sobre cada dispositivo para facilitar la decisión de compra. .

Tanto en las tiendas físicas como “en línea”, todos los dispositivos deben incluir datos genéricos como el nombre del proveedor, el identificador del modelo de producto, la calificación energética y la escala de eficiencia de la A a la G. Y también pueden agregar otra información útil, como el nivel de ruido que producen. , consumo de agua y consumo de energía.

Además, en la nueva etiqueta, el consumidor verá más claramente la escala de eficiencia de A a G, así como el código de color. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) de España da el ejemplo de una lavadora, cuya etiqueta incluirá pictogramas con el ruido de centrifugado medido en decibelios, el tiempo de emisión del sonido (en este caso, de A a D), la carga capacidad, la estimación del consumo energético anual (en kilovatios-hora por cada 100 ciclos de lavado) además de la propia clasificación de eficiencia energética, el citado código QR y el grupo en el que se clasifica el producto.

Ver:   Televisores y nuevas tarifas de consumo electrica.

La UE está planeando una transición gradual entre los dos modelos de clasificación y etiquetado. En principio, esto se aplicará a frigoríficos, lavavajillas, lavadoras y lavadoras-secadoras. En septiembre de 2021 y mientras la pandemia no retrase el cronograma, debería ser el turno de bombillas y lámparas, en 2022 el de secadoras y aires acondicionados. El resto de electrodomésticos, incluidas estufas y calderas, tendrán más tiempo para ajustarse, con el 2 de agosto de 2030 como fecha límite.

Estos serán nuevos pasos en un camino iniciado en 1995 con la implementación de la etiqueta energética en la UE para que los consumidores puedan encontrar mejores productos, tanto para su economía como para la salud ambiental, en menos tiempo y con una información controlada.

De hecho, en 2019, se creó un registro de productos para que los estados de la UE puedan garantizar que los cálculos de eficiencia energética coincidan con los declarados por los fabricantes. Ahora llega el turno de un nuevo etiquetado más fácil de entender y que deja las puertas abiertas a las eficiencias tecnológicas que traerá el futuro.

Puedes leer más de nosotros y las reviews de televisores en comprartelevisor.com

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en las estrellas para puntuar!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Leave a Comment

Your email address will not be published.